sábado, 18 de marzo de 2017

Día de papá



Día del Padre (19 de marzo)

OBJETIVO: "Honrar la figura del padre" puesto que su participación en la existencia de los hijos es esencial no sólo por su origen sino también por su trascendencia en su relación padres-hijos.
Ante la gran diversidad familiar que existe hoy -siempre la hubo en realidad- no pocos abogan por suprimir el "día del padre" como el "día de la madre" como celebración específica por considerar que "muchos hijos no tienen uno o bien el otro en su ámbito familiar" y les resulta, por lo tanto, violento llevar a su casa un presente para su "papá", o su "mamá", cuando esa parte esencial de su vida falta.
Piensan, en consecuencia, que "es mejor celebrar el DÍA DE LA FAMILIA" y así poder recoger en esa celebración a todos los que intervienen en la educación de los hijos: padre/madre, abuelos, tíos, hermanos mayores,...
Aparte de la buena lógica de este razonamiento, es necesario reflexionar sobre lo que cada uno de los miembros de la unidad familiar significan para los hijos porque "no es lo mismo un padre que una madre", aunque uno u otro traten de hacer las veces del que falta... cuando no hay otro remedio; no son lo mismo y cada cual tiene en su relación con los hijos unas características específicas que hacen del crecimiento y formación del hijo/a un todo armónico (entendiendo esto posible cuando hay un mínimo de entendimiento y colaboración entre el padre y la madre en ese quehacer).
Razón por la cual seguimos reivindicando la reflexión sobre el papel del padre como el de la madre sin menoscabo de la valoración del ente global de la familia donde, efectivamente, todos de una u otra manera contribuyen al bien de los hijos.
Por siglos, el hombre de la casa era el proveedor y el que sostiene a la familia, mientras que las madres – equipadas con una habilidad biológica para criar – tomaron el rol de “cuidadoras”. Como resultado, era la madre (u otra figura materna como la abuela, enfermera o niñera) quien estaba allí para sus niños todo el día, quienes calmaban sus lloros y quienes los llevaban a dormir. Era la madre quien proveía la mayor parte del apoyo emocional y físico – abrazos, besos, caricias – que todo niño necesita para un crecimiento saludable.
Por buena parte de la historia, especialmente durante la era industrial, los padres fueron relegados al rol proveedores a distancia.
Hasta los años 1960 y 70, los hombres y las mujeres, tenían roles claros y definidos cuando se trataba del trabajo, el hogar, y los niños. Todo eso cambió cuando más mujeres comenzaron a trabajar y a ganar poder adicional e independencia financiera. Hoy en día, la noción del padre que se queda en casa es casi tan popular como el de la mujer, ya que más madres han comenzado a nivelarse en roles simultáneos de proveedora y cuidadora. Esto ha volcado un poco el rol del hombre en una familia, a menudo dejándolo en un lugar de confusión. 
“El incremento del poder financiero femenino hizo que el soporte financiero del padre sea menos necesario para algunas familias”, nota la Asociación Psicológica Americana (APA). “En tándem con la creciente autonomía de las mujeres, tendencias como la fertilidad en declive, índices de divorcios en incremento, y el nacimiento de niños por fuera del matrimonio han resultado en una transición de roles tradicionales a roles múltiples indefinidos para muchos padres”.

Las dinámicas familiares también han cambiado debido al hecho de que “dos padres (hombre y mujer)” se ha vuelto menos común. Como resultado, aproximadamente uno de cada tres niños viven sin sus padres. Aun así, la APA nota que los padres que están cerca están más comprometidos en el cuidado familiar que nunca antes. En pocas palabras, los investigadores concluyen que los padres son tan importantes para el desarrollo de un niño como lo son las madres, y por razones totalmente diferentes. Como lo dijo el Dr. David Popenoe, un profesor de sociología y autor de Familias sin Padres, “los padres son más que un ‘segundo adulto’ en el hogar”.

PARA AMPLIAR:

PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Qué elementos comunes hallamos en la relación tanto con las madres como con los padres?. Y ¿qué diferencias?.
  • ¿Qué conclusiones obtenemos del vídeo?, ¿y del resto del artículo: texto y enlaces para ampliar?.
  • Si acaso la relación que tenemos con el padre no es como nos gustaría que fuera ¿qué podríamos hacer para mejorarla?. ¿Qué le sugeriríamos a él para que esta relación fuese mejor de lo que es?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada